LAS ESTAFAS DE LAS PIRAMIDES VAN A CUMPLIR 90 AÑOS…

12 nov. 2008

 


Charles Ponzi, nacido en Parma, Italia en 1877, arribó a Estados Unidos en el año 1903, rápidamente aprendió a hablar inglés, trabajo en multiples sitios, hasta que en 1919 ideó un gran plan de negocios que lo hizo millonario y lo llevó a la cárcel y termina falleciendo en un hospital de caridad en Río de Janeiro, Brasil en 1949 en la total pobreza.

En Boston, Charles Ponzi recibió de su Italia natal una correspondencia que incluía unas estampillas de porte pagado. Al cambiarlas por dólares notó que había una diferencia a su favor en el arbitraje que le reportaba unos pocos centavos por cada una. Con ese solo argumento de negocio y un poder extraordinario de persuasión, montó la empresa Exange Company, que repartía cupones prometiendo increíbles ganancias en muy poco tiempo; la formula fue muy sencilla, convenció a sus amigos de invertir con él su dinero con la promesa de devolverles su inversión a los 90 días con un interés directo del 45% sobre el capital. A las pocas semanas tenía una fila enorme de personas deseosas de invertir en el "negocio de Ponzi" y que no querían tener la vergüenza de ser los tontos del barrio, que no habían invertido en un negocio seguro. Por supuesto que, Ponzi no compró sino unos pocos dólares en estampillas y el dinero que recibía de sus nuevos inversionistas los usaba para pagar a los primeros que habían entrado en el "negocio"; estos a su vez les contaban a sus amigos de como habían recibido su dinero de vuelta con una apreciable ganancia. Así se generaba una nueva demanda de inversionistas que alimentaba a los demás.


El negocio de Ponzi no duró sino hasta unos pocos meses cuando los últimos inversionistas se percataron de que no había forma de recuperar el dinero y se agolparon formando una turba furiosa en la puerta de la casa de Ponzi reclamando su dinero, mientras este marchó a la cárcel protegido por la policía para no resultar linchado.


Desde entonces este sistema piramidal es una historia de estafa que se ha repetido en el mundo durante los últimos 89 años… los casos más famosos Albania en 1997 y Argentina en 2001

Como lo siguen logrando? Si la historia nos ha demostrado que terminan quebrando y estafando a la gente?... En primer lugar, parten de la base de que cualquier artículo es comercializable, desde computadores hasta dentríficos. Su principio de rentabilidad se sostiene en el ingreso de nuevos adeptos al negocio, quienes financian las ganancias de los primeros en llegar. Finalmente, operan casi como sectas, pues adoctrinan a sus reclutados con manuales o cintas de audio, lo que implica que hagan desembolsos indispensables para su éxito como vendedores. Ofreciendo en estas capacitaciones que al invertir se va a obtener beneficios superiores a la inversión por ser parte del negocio, ofrecen rentabilidades en muchos casos cercanas al 100%. Para esto, se requiere reclutar un número cada vez mayor de personas cuyo pago beneficie a los ya inscritos. Se va construyendo una pirámide donde las personas que recién se inscriben forman parte de la base y la única forma de que el negocio funcione, es que cada vez más personas se deben inscribir.

Este negocio se ha utilizado con dos fines. Uno de ellos para generar ventas de productos a grandes escalas con distribuidores propios, y que a su vez son clientes y propietarios del negocio. Siendo este uso es absolutamente legal. Y un segundo fin es el de la estafa. Se genera cuando la cabeza de la piramide cobra mil pesos a tres personas bajo la promesa de que rentabilizarán su dinero. Ellos le entregan los mil pesos y deben buscar tres nuevos "socios" cada una. De esta manera ellos también reciben tres mil pesos, dos mil de utilidad y mil para recuperar lo que invirtieron al hacerse "socios" de la cabeza. En este momento la pirámide está integrada por 13 personas. De esa forma el "negocio" crecerá hasta que ya nadie quiera ser parte de él y la pirámide se derrumba. Los últimos en pagar, que corresponden a la base de la pirámide, terminan siendo estafados pues van a perder sus mil pesos y jamás van a recibir utilidades.

La moraleja de esta historia es que no importa cuán segura parezca una inversión, siempre debemos hacer nuestra tarea... Si las tasas de interés de bancos y empresas financieras serias no pasan del 21% anual ¿porqué alguien estaría dispuesto a pagar tasas cercanas al 50% o más? Es aquí donde la frase “quien no conoce su historia, se ve obligada a repertirla”, cobra valor pues el no conocer estas historias esta haciendo que ingenuos caigan fácilmente y pierdan los pocos ahorritos que poseen… Una historia muy actual…


0 comentarios: