Una nota sobre los más antiguo en medicina...

25 ene. 2009

 

Buscando y revisando es claro que la enfermedad existe desde antes de la aparición del hombre, es decir, con la aparición de la vida misma en la tierra. Llama la atención que las formas principales de enfermedad en lo esencial han sido las mismas a lo largo de millones de años. De lo cual hay evidencia en las excavaciones arqueológicas donde se han encontrado esqueletos con huellas de lesiones por artritis, tumores, traumas y malformaciones como espina bífida y luxación congénita de la cadera. Además la concepción de “hacer algo” se evidencia en todo el neolítico europeo y en Suramérica especialmente entre los paracas, se han encontrado cráneos trepanados con evidencia alguno de ellos de callo óseo, cosa que hace pensar que estas personas sobrevivieron al procedimiento; sin embargo de todas formas, en algunas culturas, queda la duda si estas fueron realizadas como procedimiento terapéutico o como un ritual mágico que daba salida a los malos espíritus.


Encontramos que la medicina primitiva estaba basada en un componente Mágico – Religioso – Moral. Por lo tanto si comparamos, la concepción de enfermedad no era muy diferente en cada pueblo es asi como vemos que el Ayurveda de la India la describe la enfermedad como el desequilibrio entre lo ético y lo moral. Mientras que en Mesopotamia la enfermedad es estrictamente religiosa, hasta un punto tal, que la misma palabra significaba: “pecado, cólera de los dioses, castigo y enfermedad”. Entre los israelitas encontramos que la enfermedad se observó siempre como un castigo de Yahvé a un pecador, sin embargo en el libro de Job aparece como una “prueba” a un justo para obtener méritos espirituales. Para los chinos conciben la enfermedad como el desequilibrio entre el Yin y el Yang. En las culturas americanas como los Incas y los mayas la veían con una idea de trasgresión ética-moral o espiritual. Y entre los aztecas creían que la enfermedad era causada por los dioses o por hechiceros enemigos.

Ahora bien, es llamativo que a pesar de esta concepción mágica-religiosa en la mayoría de las culturas existen escritos muy antiguos donde como se había mencionado antes había que “hacer algo” incluyendo intervención y es asi como hay descripciones quirúrgicas como la que se reseña a continuación: Para tratar un paciente con una herida en abdomen se debe realizar inmersión de las manos del cirujano en manteca en punto de fusión hasta que las manos estén rojas, se vierte esta manteca también sobre la herida y luego se introducen las manos en la herida para reparar el daño tratando de unir los órganos internos lesionados para esto se utilizaran las cabezas de termitas cuyas tenazas unirán el punto deseado y se retira el cuerpo de la termita una vez se completa el procedimiento se debe cerrar la piel utilizando espinas de mimosa… Como se observa esta descripción es una forma rudimentaria de asepsia, sutura absorbible y sutura no absorbible.


Paralelamente en cuanto a la anestesia desde la antigüedad los médicos estaban interesados en disminuir el sufrimiento de los enfermos en especial cuando se consideraba que requería algún tipo de procedimiento, es así como se encuentra que en el año 3000 a.C. los Asirios conocían un método eficaz para causar "anestesia", esto consistía en comprimir la carótida a nivel del cuello, con la consiguiente isquemia cerebral y la aparición de un estado comatoso, el cual permitía realizar las intervenciones. Para este mismo tiempo en las civilizaciones del Tigris y del Éufrates comenzaron a usarse los narcóticos vegetales, como la adormidera, la mandrágora y el cannabis indica (el hachís), que eran cultivados en Persia o en la India.

Como se aprecia las enfermedades no han cambiado mucho desde entonces, pero tambien, llama la atención que a pesar de los avances de la ciencia siglo tras siglo, aún se continua dando un sentido Religioso-Mágico a las enfermedades, sobre todo en algunas culturas...


1 comentarios:

Mar Romera dijo...

Una entrada muy interante. Conocía el uso de la adormidera en las civilizaciones mesopotámicas pero en cambio desconocía el uso medicinal del hachís...

Un beso.