Mujeres en los 50 años de la revolución cubana...

31 dic. 2008

 

Mañana 1 de enero de 2009, desde el balcón del antiguo Ayuntamiento del Parque Céspedes en la plaza principal de la suroriental Santiago de Cuba desde donde el 1 de enero de 1959 Fidel Castro proclamara la victoria tras dos años de combates contra la dictadura de Fulgencio Batista, Raúl Castro presidente de cuba celebrará los 50 años de la revolución cubana… Pero me llama la atención que tanto en las versiones a favor como en las versiones en contra de la revolución los personajes principales son hombres… Fidel, El che, Raúl… y las mujeres???

Así que, me di a la tarea de buscar las mujeres dentro de la revolución y como siempre, en todos los grandes acontecimientos de la historia, encontré muchísimas mujeres entregaron su vida a la revolución y junto a sus padres, hermanos, esposos e hijos formaron una parte importante de lo que hoy es Cuba, aquí hago una reseña de 2 de las mujeres más importantes, que a punto de caer en el olvido, por lo menos para los que no somos cubanos, rescatamos su labor en este blog…

CELIA SANCHEZ MANDULEY



Celia Sánchez nació el 9 de mayo de 1920 en Media Luna, en la antigua provincia de Oriente. Hija del médico rural y patriota Manuel Sánchez Silveira, desde su infancia respira en su casa el pensamiento martiano y la savia rebelde y se vincula desde su juventud a la lucha popular. En el territorio sur de la provincia de Oriente trabaja con los campesinos y sindicatos de la región, utilizando los pseudónimos “Ali” y “Norma”, organiza y consolida el Movimiento 26 de Julio.

En coordinación con Frank País monta una base de apoyo en la zona prevista para el desembarco del "Granma" y tras él organiza los primeros envíos de combatientes y armas a la Sierra, y asegura el apoyo al naciente ejército guerrillero. El 19 de marzo de 1957, se incorpora al Ejército Rebelde e impulsa la creación del pelotón femenino "Mariana Grajales" y la incorporación de las mujeres a la insurrección. Al incorporarse a la guerrilla en la Sierra Maestra, su misión consistió en asegurar las comunicaciones, proveer los alimentos, atender las necesidades del campesinado. Labor en la que nunca se le vio disgustada o cansada sacaba fuerzas de su gran corazón para atender con infinita paciencia a todo aquel que reclamaba su ayuda.

Celia Sánchez acompaña a Fidel en el combate del Uvero, en la entrada en Santiago de Cuba el 1º de enero de 1959, en el avance final hacia La Habana. Después del triunfo de la Revolución Cubana en enero de 1959, ocupó el cargo de Secretaria del Consejo de Ministros y de la Presidencia, durante 21 años. Fue miembro del Comité Central y de la Dirección Nacional de la Federación de Mujeres Cubanas.

A pesar que, su nombre y su figura sólo aparecían esporádicamente en público, su sencillez, austeridad y entrega, su humanismo dulce e íntegro, provocaron la admiración y el respeto de los cubanos. Ella realizó una detallada documentación de la lucha revolucionaria, en un esfuerzo por enriquecer la historia de la Revolución Cubana.

El 11 de enero de 1980 murió Celia Sánchez Manduley, fundadora y dirigente del Movimiento 26 de Julio, primera mujer guerrillera en Sierra Maestra y alta dirigente del Estado revolucionario cubano.

VILMA ESPIN GUILLOIS


Era una de las heroínas más emblemáticas de la revolución cubana y sin duda la mujer que llegó a tener mayor peso político en el Gobierno de Fidel Castro.

Vilma Espín nació en 1930 en Santiago de Cuba en el seno de una familia acomodada. Fue una de las primeras mujeres en la isla que se graduó como ingeniera química industrial en la Universidad de Oriente. Antes de la revolución Cubana, ella era una atractiva joven miembro de la alta sociedad aristocrática de La Habana. Su padre destacaba como uno de los principales ejecutivos de la famosa industria de ron Bacardi. Sin embargo, mientras muchas jóvenes de su edad soñaban con los reinados de belleza del balneario de Varadero, los deportes acuáticos y el matrimonio, la señorita Espín exhibía sus primeras simpatías por la causa revolucionaria. Tras el golpe de Estado de Fulgencio Batista, en 1952, las universidades cubanas se convirtieron en focos de resistencia, y desde su época de estudiante Vilma Espín se integró al movimiento revolucionario.

Tras graduarse, en 1954, marcha a Estados Unidos a realizar un posgrado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Tras la muerte de Frank País, Deborah -nombre de Vilma en la clandestinidad- fue nombrada coordinadora del Movimiento en la provincia de Oriente, labor que desempeñó hasta que se incorporó a la lucha guerrillera en el frente comandado por Raúl Castro. Tras la victoria militar, Vilma se volcó en la tarea de involucrar a las mujeres cubanas en el proyecto revolucionario, y fue así como el 23 de agosto de 1960 fundó la FMC, una de las organizaciones de masas más importantes del país, a la que pertenecen más de cuatro millones de cubanas, cerca del 90% de las mujeres mayores de 14 años.

Desde la FMC, impulsó diversas iniciativas para facilitar la incorporación de la mujer al trabajo y luchar por su liberación plena en una sociedad marcada por patrones machistas; pero más allá de su trabajo al frente de la organización femenina, que presidió hasta su muerte, trabajo mucho en el desarrollo humano de las mujeres y los niños de la Isla, principalmente en las áreas del analfabetismo, nutrición, salud y educación superior.

Vilma, fue una eficaz colaboradora de Fidel y Raúl Castro, y durante años, por méritos propios, fue una de las figuras políticas de peso en el Gobierno. Diputada y miembro del Consejo de Estado desde que en 1975 se creó el Parlamento cubano, Vilma Espín fue la primera mujer en llegar a la máxima instancia del PC. Actuó como la primera dama de Cuba, ella siempre representó a su país junto al mandatario en actos y foros internacionales, como las cumbres iberoamericanas de presidentes. Con Raúl Castro tuvo cuatro hijos: Alejandro, Deborah, Nilsa y Mariela, que es la más conocida por su trabajo en defensa de los derechos de los homosexuales y lesbianas cubanos.

Se aleja de la vida política por quebrantos de salud. Una de sus últimas apariciones fue durante el funeral del bailarín español Antonio Gades, amigo íntimo de su familia, en marzo de 2005. Fallece el 20 de junio del 2007. Sus cenizas se encuentran en un mausoleo construido por Raúl Castro al pie de las montañas orientales que fueron cuna de la revolución.

Como vemos en estos apuntes se trata de 2 mujeres que dentro de su sociedad siempre lucharon por la igualdad y los derechos de todas las mujeres… y 50 años después de la revolución cubana aun se están recogiendo los frutos de sus trabajos y esfuerzos…


0 comentarios: