El César y la Reina… Una historia de sexo, mentiras, poder o… Amor…

7 dic. 2008


Esta famosa historia fue la que dio a Cleopatra su fama en el imperio Romano de “mujer fatal”, sin embargo hay varias referencias en la historia que señalan un genuino amor entre los dos…


Como llega Julio César a Egipto? El había estado ausente de Roma por diez años, durante la guerra contra las Galias, en este tiempo Pompeyo, su rival, estaba conspirando para quitarle el mando y preparó todo un ejército para enfrentarle, sin embargo César logra derrotarlo en la batalla de Pharsalus durante el año 48 a.C. Posterior a lo cual, Pompeyo huye a Egipto buscando el apoyo y ayuda de Ptolomeo XIII. En lugar del refugio buscado, este personaje encuentra la muerte el 28 de agosto del año 48 a.C. en Alejandría, bajo las manos de Lucius Septimius, antiguo servidor suyo, enviado por Ptolomeo XIII quien decidió decapitarlo y enviarle la cabeza a César para así obtener su simpatía. Sin embargo, para sorpresa del Faraon, César lloró la muerte de su rival y amigo, y no miró con buenos ojos este acto y lo tomó como una traición.


Es en este momento, cuando entra en escena Cleopatra, que viendo la oportunidad de recuperar su trono decide llegar hasta César. Quien decide enrrollarse en una alfombra y enviarse como presente a Julio Cesar, que al desenrollar el regalo se encuentra con la hermosa joven.
Se dice que César quedó prendado de la belleza exuberante y la gran audacia de Cleopatra, en aquel mismo instante, pero también, vio la gran oportunidad de mantener a Egipto dominado si ella volvía a ser Reina. Por su parte, Cleopatra a su vez supo que si enamoraba a César iba a tener de su lado a Roma, y no tendría que temer una invasión de este imperio.

En ese primer encuentro Julio César y Cleopatra pasaron la noche juntos y al día siguiente citaron a Ptolomeo XIII ante el César para que éste intentara un arreglo entre hermanos en calidad de testamentario de Ptolomeo XII Aulettes. Al llegar, el joven, se percató de la situación entre César y su hermana y decidió huir del palacio haciendo correr el rumor entre los egipcios, que había sido traicionado, intentando despertar a la multitud de Alejandría contra Cleopatra, pero pronto fue capturado por los soldados de César. Para calmar los ánimos, César da a Ptolomeo XIII la isla de Creta y a Ptolomeo XIV junto con Arsinoe IV la isla de Chipre. Arsinoe considera que ella debería reinar Egipto y se une a la causa de su hermano.



Se organizaron 20.000 soldados y rodearon la ciudad, ocasionando que la guerra entre Cleopatra y Ptolomeo se transformara en la guerra de Arsinoe IV y Ptolomeo XIII contra el César. Julio César mantiene el control del puerto gracias a que capturó el faro de la isla de Pharos a pesar de los 20.000 hombres que rodeaban la ciudad e incendió todas las naves. Pero el fuego se extiende hacia parte de la ciudad y es allí donde gran parte de la biblioteca de Alejandría se quemó. Arsinoe IV escapó del palacio y el ejército la proclamó reina de Egipto. Ptolomeo XIII aparentemente murió ahogado cuando intentaba escapar. Arsinoe IV fue tomada presa por Cesar para exhibirla en Roma, como trofeo de guerra. Esto fue en el año 47 a.C. Y es entonces como debido a la muerte de Ptolomeo XIII Cleopatra fue proclamada reina absoluta de Egipto y César la obligó a casarse con su hermano menor, de tan solo 12 años, Ptolomeo XIV, como se acostumbraba en la familia de Cleopatra. Y teniendo en cuenta que Arsinoe IV estaba considerada como traidora, ella, tambien, obtuvo el mando de Chipre, junto con su hermano Ptolomeo XIV.

César deja entonces, tres legiones romanas para proteger Alejandría y emprende una travesía por el Nilo junto a Cleopatra, a quien le pareció la mejor forma de mostrarle la belleza de su país. Se conocen muy pocos documentos de esta travesía, pero aparentemente duró unos dos meses y fue como una “luna de miel”. Pararon en Dandara donde adoraban a Cleopatra como Faraona, como César nunca tendría este honor, no podía bajar del barco. La única vez que bajo fué para atender un importante negocio en Siria. Pero la travesía terminó y César debió marcharse hacia Hispania en los últimos avatares de la contienda civil.


Poco tiempo después de la partida de César, el 23 de junio del año 47 a.C., Cleopatra dio a luz al hijo de ambos, Ptolomeo XV César, llamado por el pueblo egipcio Cesarión (pequeño César). Quien es validado rápidamente por los egipcios como hijo de Amon-Ra.


Durante julio del año 46 a.C., luego de varias luchas en Asia Menor y otras áreas, César volvió a Roma. En una de estas victorias, más precisamente en Zela, fue donde acuñó su frase “llegué, observé y conquisté”. A su llegada lo recibieron con muchos honores y una dictadura de diez años, proclamandolo “Imperator”. Durante la marcha de la gloria y las victorias sobre otros países apareció encadenada y marchando junto a otros prisioneros, Arsinoe IV la hermana traidora de Cleopatra. Esta no fue ejecutada como la mayoría de los prisioneros al salir de Roma, fue enviada a la isla de Efeso.

Estas celebraciones se extendieron de septiembre a octubre y César entonces, trajo a Cleopatra y a su hijo desde Egipto y los estableció en uno de sus palacios. Esto hizo que los republicanos conservadores se ofendieran bastante. Además el comportamiento de la reina aumento el descontento de Roma en general, Cleopatra había comenzado a llamarse la nueva Isis y vivía con un lujo exuberante, durante los 2 años que permaneció en Roma.


César era popular en ese entonces, él había extendido increíblemente el imperio romano. Entre el año 46 y 44 a.C., el crecimiento de Roma, gracias a las batallas ganadas por César mantuvo a los romanos bajo su influencia. Entonces César reconoce abiertamente a Cesarión como su hijo. Anuncio que enfureció a los romanos, sobre todo porque César ya estaba casado con Calpurnia, muchos pensaron que él planeaba casarse con Cleopatra sin importar las leyes de bigamia y las uniones con los extranjeros que regían en Roma. Para febrero del 44, él se proclama “dictador eterno”. A partir de este momento, comienzan a correr el rumor que César se proponía ser el rey del imperio romano con Cleopatra como reina. La aristocracia romana no desea a un rey como jefe del imperio romano y planean asesinar a César. Si César muere, Cesarión se convertiría en el regente del imperio romano y del reino egipcio, pero esto será solamente posible si el senado romano valida el testamento de César.


El 15 de marzo del 44 a.C., César es asesinado a la salida del edificio del senado en Roma. La mayoría de los senadores pensaron que él planteó una amenaza al bienestar de la república y tenía que ser eliminado. Con la muerte de César, Roma entra en un período de crisis, Octavio (hijo adoptivo de César) y Marco Antonio son sus sucesores, porque éste fue asesinado antes de que impusiera a Cesarión como su hijo legítimo.

Terminando aquí una de las historias de amor que marcaron la historia en su época
...


1 comentarios:

Mar Romera dijo...

Ardua tarea en ese périodo saber discernir cuando existia amor verdadero y no mero interés político en un mundo de conjuras permanentes...

Un saludo,