7 DE DICIEMBRE una fiesta muy COLOMBIANA

6 dic. 2008

 



Desde milenios, el fuego ha despertado en la humanidad un sentimiento muy especial, dándole significados como vida, salida de la oscuridad y verdad.


El origen del uso de la cera se remonta a los etruscos en el siglo XV antes del Cristo. Posteriormente, fue tomada por los paganos romanos para alumbrar los santuarios en las fiestas de Saturno.



En la iglesia católica las velas aparecieron por primera vez en los altares en el siglo XII y se difundieron en los siglos XV y XVI, época en la cual América estaba siendo colonizada por los españoles. En este período, España se hallaba en plena fiebre religiosa que, junto con la colonialización, dejó las huellas profundas en las religiones y creencias andinas, donde el uso de la luz constituía un elemento de atracción de la gente que se vinculaba al nuevo estilo de la vida. El fuego que aparecía durante las fiestas, tenía más significado folclórico, lúdico y festivo que religioso y simbólico.


Ahora bien, como tal la celebración del Día de las Velitas se remite desde el 8 de diciembre de 1854, cuando el Papa Pío IX publicó la bula Ineffabilis Deus, en la cual se establece el dogma de la Inmaculada Concepción. En anticipación a esta decisión, fieles creyentes iluminaron sus calles como muestra de su apoyo a la bula con velas y faroles. Y es asi como desde hace 151 años la tradición de la luz se inscribió en la celebración navideña “como una convicción en el corazón de que la mejor manera de honrar al Señor designando a la Virgen madre como la luz del mundo”.

El 7 de diciembre, conocido como el Día de las velitas, víspera del día de la Inmaculada Concepción, o en la madruada del 8 de diciembre, es una de las fiestas más tradicionales en Colombia, pues alrededor de la luz los niños y adultos aprovechan para reunirse en familia o con los amigos, es un momento único del año. Esa noche, las calles de las ciudades se inundan de luces y las aceras, los balcones y las terrazas de las casas se llenan de velas y en algunas ciudades se acompaña de espectáculos de fuegos artificiales. Marcando el comienzo de las fiestas de Navidad en toda Colombia.



Algunas ciudades hacen algunas modificaciones como:
En el municipio de Quimbaya (Quindío), se cierran las calles al tráfico, y se iluminan con velas, faros y Linternas de papel en forma de animales, santos, y figuras del pesebre.


En Bogotá para toda la ciudad planea actividades nocturnas la familia, muchas de las Ciclovías están abiertas, museos, tiendas, y centros comerciales tienen horarios extendidos y eventos con fuegos artificiales se muestran en todas partes.


En Medellín, las velas y faroles iluminan las casas y calles. Al mismo tiempo se inauguran las luces de navidad por toda la ciudad , pero principalmente en la Avenida del Rió y la Avenida La Playa, en esta ultima se realiza un desfile llamado "desfile de mitos y leyendas" en donde grandes figuras que representan los diferentes mitos y leyendas colombianas, se ponen en escena, es así que el Mohan, La llorona, el padre sin cabeza, al ritmo de la música cobran vida por algunas horas, además de los fuegos pirotécnicos que ofrece la alcaldía como regalo a la ciudad.


En Barranquilla. Las casas se alumbran con faroles la madrugada del 8 de diciembre, por tal razón mucho se quedan despiertos a que llegue el 8.

Y es así como históricamente, el 7 – 8 de diciembre es una fecha donde un país completo olvida por unas horas sus tragedias y las familias, los amigos y los vecinos se reúnen para iluminar antes que nada sus corazones…




0 comentarios: