Fue todo por un florero?... O fue un plan Maquiavélico?...

19 oct. 2008


Los colombianos conocemos esa historia que nos cuenta que todo comenzó con un florero… Un viernes, 20 de julio que además era día de mercado… cuando un criollo (nacido en las nuevas tierras) fue a pedir prestado un florero. Una acción trivial que desató un enfrentamiento entre criollos y españoles culminando en la independencia de Colombia.


Con el paso del tiempo, la historia nos ha demostrado que esto no fue algo casual… Era el fruto de todas aquellas circunstancias que se venían presentando en la vida colonial y desembocaron en una gran rebelión de los criollos.

Los criollos tenían razones de peso, y el 20 de julio solo fue la gota que rebosó la copa. La representación de los criollos en las juntas entre 1808 y 1810, era mínima: 9 por cada 36 españoles. Generando en los criollos el inconformismo que fue la semilla para querer ser independientes. Como antecedente a este hecho, está el arresto, el 10 de agosto de 1809, del presidente de la audiencia de Quito, el Conde Ruiz de Castilla y sus ministros fueron sustituidos por la junta suprema de gobierno integrada por la elite criolla quiteña. Además se presentaron motines en Cartagena, del 22 de mayo de 1810 y en el Socorro en el 9 de julio del mismo año.

En consecuencia se reunieron un grupo de intelectuales criollos. Entre los que estaban: José Miguel Pey, Camilo Torres, Acevedo y Gómez, Joaquín Camacho, Jorge Tadeo Lozano, Antonio Morales, entre otros. Propusieron promover un “incidente” con los españoles, a fin de crear una situación conflictiva que diera salida al descontento potencial que existía en Santafé contra la audiencia española. Lo importante era conseguir que el Virrey, presionado por la perturbación del orden, constituyera ese mismo día la Junta Suprema de Gobierno, presidida por el mismo (El Virrey Amar y Borbón) e integrada por los Regidores del Cabildo de Santafé. Pensaron que el incidente podía provocarse con el comerciante peninsular don José González Llorente y se ofreció "gustoso" a intervenir en el altercado. Los notables criollos aceptaron la propuesta y decidieron ejecutar el proyecto el viernes, 20 de julio, fecha en que la Plaza Mayor estaría colmada de gente de todas las clases sociales, por ser el día habitual de mercado.




Para no despertar sospechas sobre el plan se acordó que Don Luis Rubio fuera a la tienda de Llorente a pedirle prestado cualquier clase de adorno que les sirviera para decorar la mesa del anunciado banquete a Villavicencio. Para lo cual recibiría “una negativa” y los hermanos Morales procederían a agredir al español. A fin de garantizar el éxito del plan, a pesar del compromiso de Llorente, por si este entregaba el florero o su negativa era de manera cortés, se acordó, también que don Francisco José de Caldas pasara a la misma hora por frente del almacén de Llorente y le saludara, lo cuál simultáneamente daría oportunidad a Morales para reprenderlo por dirigir la palabra a un chapetón (español) enemigo de los americanos y de esta forma dar comienzo al incidente.



Este plan que incluyó adornos, eventos sociales, celebraciones y plaza de mercado es obviamente fruto de la imaginación de mujeres… contrastando que ninguna de ellas firmó el acta de independencia a pesar que se sabe, fueron pilares fundamentales en la gesta independentista… nuevamente el poder detrás del poder…

Además, como la historia se repite… hay que mirar y no necesariamente con lupa, cuantos floreros de Llorente nos rodean hoy en día…

Fuentes: Biblioteca Luis Angel Arango y Universidad de los Andes


0 comentarios: