Medicina Egipcia... Una pequeña dosis de su esplendor!!

26 sept. 2008

 



De las civilizaciones antiguas quizás de la que se conservan mayores escritos y se tiene un conocimiento más cercano, es de la egipcia. El imperio logró un grado de desarrollo social, que le permitió grandes avances en todas las ramas del conocimiento, consignados y gravados en paredes de templos o en papiros.
El faraón Imotep (nacido hacia el 2650 a.C.), llamado el “dios de la Curación”, escribió sobre el tratamiento de los tumores de mama con cauterización. Los avances médicos del antiguo Egipto, se han revisado en aproximadamente 36.000 momias, en las cuales se han encontrado lesiones bien definidas.
Esta cultura llegó a un grado alto de especialización médica llegando hasta el concepto de “Médico para cada enfermedad”. Estos profesionales eran pagados por el estado y debían cumplir con un protocolo (la Historia Clínica de hoy). Los médicos se formaban en los templos, donde se manejaba un sistema jerarquizado de rangos durante y después de su formación. La base de su educación, al igual que hoy, era la semiología, aprendían a interrogar, inspeccionar y palpar al paciente; percibían el pulso, observaban y olían las secreciones, la orina, las heces, la sangre lo que hacia posible identificar las enfermedades por sus síntomas.
Todo ello se encuentra consignado en dos de los más famosos papiros: Smith y Ebers.



En el Smith se encontró la descripción de 48 casos. Es un tratado de medicina, atribuido a un cirujano egipcio donde se discute sobre diversas patologías en forma de casos. Cada uno esta dividido de la siguiente manera:
• Título: Se describe el tipo de trauma y su localización.
• Examen: Se describe el caso y la forma en el paciente debe ser examinado. El examen que incluye pruebas sensoriales, evaluación de la herida y movimiento de la parte afectada. Siempre empieza con:
"Si examináis un hombre que tiene...
• Diagnóstico: Siempre empieza con:
"Tenéis que decir con relación a él..."
Respecto al diagnóstico: el médico tiene tres opciones y sobre la condición citará una de las siguientes frases:
"Una enfermedad que curare"
Usada para los traumas que muy probablemente serán curados.
"Una enfermedad que combatiré"
Usada para los casos difíciles, pero no imposibles.
"Una enfermedad que no será curada"
En estos casos, la condición no puede tratarse de ninguna forma, porque se considera incurable.
Para el aparte de tratamiento siempre empieza con:
"Tenéis que...“
Finaliza el papiro con un glosario de términos.

Un ejemplo de ello es el Caso 45 el cual es quizá el registro más antiguo especifico sobre el cáncer de seno y titula: “Instrucciones concernientes a los tumores del seno” y explica: “Mama con bultos fríos al tacto”: Enfermedad que no tiene cura.




Mientras tanto, el Papiro Ebers es un compendio de medicina. Representa la mejor fuente de información sobre medicina egipcia de que se dispone. Los tratamientos en este papiro contemplaban: dieta, cirugía y diversos fármacos como la digital, el opio, el aceite de ricino o el acido acetil salicílico (farmacos utilizados hoy en dia). En él se encuentra descrito que en el tratamiento de tumores de seno se debían utilizar cauterizaciones, para lo cual usaban varillas calentadas al rojo vivo y para aliviar el dolor de la paciente le suministraban opiáceos. Cuando se requeria anestesia local usaban agua mezclada con vinagre vertida sobre la piedra menfita, resultando una formación de dióxido de carbono con propiedades anestésicas. En casos de infección de la cirugía consignaron lo siguiente: “Instrucciones para una hinchazón de pus... una enfermedad que yo trataré con cuchillo. Si algo queda en la bolsa, esto se repite.”

Como les decia esta es una pequeña dosis del grado de desarrollo de la medicina egipcia, llama la atención como muchas de los procedimientos y de los medicamentos utilizados hoy dia, son semejantes o incluso iguales a los descritos por los egipcios...



0 comentarios: